contact: studio[at]nanoorte.com


[Español] Entrevista a Nano Orte. Atelier ERG (2016)

Tu obra se construye a partir de elementos de la historia del arte (escultura antigua, reproducciones de pinturas, etc.), ¿Podrías explicarnos la razón de esta elección?
Me interesan los contextos culturales en los que las formas fueron producidas y la ideología que, a pesar de los años, ellas guardan. La Historia europea es muy rica en este sentido. La pintura, la escultura clásica y el código clásico de la arquitectura reproducen un orden institucional y una relación institución-ciudadano que todavía hoy genera tensiones. La aproximación a nuestro legado lo realizo desde una posición crítica y siempre con la intención de comprender mejor los cimientos sobre los que está construido nuestro presente.
Con el mismo espíritu reflexivo trabajo desde hace algunos meses con imágenes compradas de bancos de imágenes en internet. Se trata de imágenes que normalmente son utilizadas por diseñadores gráficos y por compañías de publicidad para ilustrar sus trabajos. Estos vastos archivos visuales son un testimonio viviente de los modelos de vida contemporáneos y representan una amplia fracción de la producción y la venta de imágenes fotográficas.
Estas dos líneas de trabajo aparentemente alejadas, nacen de mi interés por comprender el régimen político de las imágenes y el contexto en el que ellas se presentan.

A menudo tu trabajo aborda el aspecto subjetivo de las construcciones históricas. ¿Cuáles son los medios que tu utilizas para tratar esta cuestión?

Mi aproximación a la Historia se emplaza en la etapa anterior a la constitución de la Historia como narración. Lo que me interesa son los objetos históricos, y no tanto la narración que emana de ella.
Toda subjetivación es un proceso social. En el caso de la Historia, el relato debe estar mínimamente consensuado, para que podamos aceptarlo como verdadero. Mis acciones tienen que ver con desplazamientos de formas históricas desde su contexto original para generar nuevas lecturas de eventos pasados, y construir así nuevas experiencias que permitan releer hechos u objetos del pasado.

Justamente, una de las cuestiones recurrentes en tu trabajo parece ser las posibles materialidades de de la imagen. ¿Puedes hablarnos de esto?

Cada material tiene una 'historia personal' que construye inconscientemente nuestra mirada. Se podría decir que cada materialidad tiene una biografía cultural según la historia de su uso. Este tema atraviesa mi trabajo trasversalmente aunque no sea una cuestión que aborde directamente.
No con tanta Historia como el uso de los materiales, el medio en el que las imágenes se hace presentan es un tema en el que también me interesa reflexionar. La imagen imprimida, el film y la imagen digital, como enunció Jose Luis Brea, pertenecen a regímenes de la imagen diferente. Lo físico, la película proyectada y lo digital se emplazan en eras diferentes, por lo tanto según el soporte, lo que vemos se percibe de una determinada manera.

Paralelamente a tu práctica como artista, has desarrollado una práctica muy activa como comisario de exposiciones. ¿Cómo concibes esta actividad? ¿Qué vínculos hay entre las dos prácticas?

Entiendo el comisariado como una puesta en valor del trabajo de los artistas y como propuesta dirigida a un público. Concibo la exposición como el evento social en el que se establece comunicación entre el artista y el público. Desde mi posición de comisario intento reflexionar en el sentido social que la práctica de cada artista puede tomar y en qué terreno de intereses se sitúa. Me interesa hacer más legibles las ideas de los artistas y a la vez abrir vías para la reflexión.
La práctica de comisario es para mí una articulación de diferentes decisiones: el emplazamiento de las obras, las posibles relaciones que se crean entre ellas, la construcción escenográfica, la escritura de un texto, su posicionamiento como objeto social, etc. El texto de presentación de la exposición es uno de los puntos más meditado en mi actividad como comisario: me gusta imaginarme en la posición de las personas que pueden visitar la exposición. Intento conectar la exposición con las experiencias cotidianas para que el visitante pueda comprender mejor la producción artística ante la que se enfrenta.

Una parte de tu práctica artística se construye en el espacio público, directamente vinculada con las problemáticas sociales y políticas.

Sí, se trata de una actividad que considero fuera de mi práctica como artista. Es una postura que es necesaria explicar.
Cuando hago una acción en la calle por motivos sociales, la hago como respuesta a un impulso interior. La calle es para mí el lugar natural para expresar el disentimiento ante ciertas maneras de gestionar lo colectivo y frente a lo que considero de escasa moralidad o justicia.
Considero que los modelos de producción y crítica artística no son válidos en relación a estas acciones ya que la razón de ser de ellas se justifica más allá del mercado artístico. Es cierto que ciertas acciones se inspiran en poéticas de las artes visuales, pero el objetivo en el contexto que se sitúan es muy diferente.
Mi intención es acercar ciertas problemáticas sociales al espacio público: hacerlas visibles y problematizarlas ante la sociedad. En mi opinión, todos los cambios sociales tienen necesidad de acciones simbólicas que las reafirmen en la colectividad. Es aquí que mi práctica social se instituye.
Si yo intentara sacar beneficio como artista de estas acciones sociales, mi acción no sería sincera. Por esta razón, prefiero mantenerla fuera de mi actividad como artista.

¿A qué contexto ligas tu trabajo como artista?

Esta vinculado al contexto cultural y político de nuestra época. Se inscribe en el medio artístico occidental. Desde mi perspectiva, un posicionamiento en relación al contexto de nuestra época es siempre necesario para que el trabajo artístico tome sentido. Los estudios de cultura visual y los estudios críticos han marcado desde el comienzo mi práctica. Poco a poco mi relación ante estas nuevas disciplinas ha cambiado. Esta influencia ha construido mi mirada, y hoy se sitúa como una serie de referencias y útiles metodológicos.
Reflexionar sobre el mercado del arte y los procesos de producción de lo artístico me ha llevado a plantearme mi posición ante los agentes constructores de macrorelatos. En mis últimos trabajos hay un interés creciente por entender el arte desde la perspectiva de la cultura de masas, así como en insertar la producción artística dentro de los medios de comunicación global. Creo que ello responde a mi interés creciente por hacer un arte para todos y no solo para especialistas en arte contemporáneo.

Me intereso por trabajos que cuestionan el sentido moral de lo real, aunque me posiciono contrario a toda práctica moralizadora. Mi práctica social toma sentido desde esta perspectiva.

En tu opinión, ¿cuál es el rol del artista hoy?

El artista desarrolla hoy su trabajo en dominios tan variados que no es posible delimitar su rol. Esta ausencia de roles precisos obliga a cada artista a desarrollar un posicionamiento singular y personal que lo hace un sujeto único y complejo. Su utilidad esta para mi ligada a su capacidad de adaptación a contexto desconocidos, a su capacidad de abordar problemáticas nuevas y de hacer vínculos entre disciplinas. Los artistas viven a menudo en territorios residuales entre disciplinas. Es desde estos intersticios que a mi personalmente me gusta trabajar. Entiendo que en estos espacios intermedios se construyen posicionamientos singulares que dan aire fresco a las antiguas disciplinas.